viernes, 24 de septiembre de 2010

Preparan nuevas recomendaciones a la NOM sobre diabetes

Las enfermedades crónicas no transmisibles se han convertido en un problema de salud pública en debido a que causan un elevado número de decesos (59 por ciento de las muertes en el país), impactan en la calidad de vida de quienes las padecen y representan altos costos a nivel mundial para los sistemas de salud.

En ese sentido, la diabetes mellitus es el caso por antonomasia en México, y en el cual la Secretaría de Salud (SSa) ha dispuesto una serie de acciones a fin de revertir el incremento de los casos y las consecuencias del padecimiento. Tan sólo en 2008, en México murieron 75 mil 572 personas por esta enfermedad. Asimismo, el gasto en diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares y obesidad en 2006 fue de 39 mil 911 millones de pesos, equivalente al 7 por ciento del gasto total en salud.

Por esa razón el país cuenta con una Norma Oficial Mexicana NOM-015-SSA2-1994, publicada en 1999 que regula la prevención, el tratamiento y control de la enfermedad.
Dicha norma fue modificada en el año 2000 y actualmente las autoridades de salud se encuentran en la conclusión de otro proceso de revisión que derivará en nuevas actualizaciones y las modificaciones serán publicadas en breve, reveló la doctora Blanca Estela Fernández, coordinadora de diabetes en el Programa del Adulto y del Anciano del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades.

La especialista explicó que la Norma es sometida a revisión cada cinco años con el objetivo de adecuar sus disposiciones para obtener mejores resultados en materia de prevención, tratamiento y control de la enfermedad. “Se tiene establecido hacer una revisión cada cinco años porque existen cambios en los diferentes rubros, constantemente hay nueva información científica y recomendaciones a nivel mundial y que se requieren aplicar en México”, dijo.
Añadió que la NOM es un documento de regulación técnica expedido por la SSa para establecer reglas, especificaciones y directrices que se deben aplicar con las personas que tienen el mal y también con quienes no lo padecen, a fin de evitar que la desarrollen. “Lo relevante es que la Norma es de observancia obligatoria”, señaló.

Ello implica que todos los establecimientos (públicos y privados) y los profesionales de la salud tienen por obligación aplicar la Norma. “El documento contempla diferentes aspectos que van desde unificar los criterios de clasificación de la diabetes hasta cómo deben ser manejados los pacientes con el padecimiento, aspectos del diagnóstico, del tratamiento y de la vigilancia de la enfermedad”, detalló.

Que exista una norma que incluya esos factores, señaló, es importante porque el beneficiado directo será el paciente gracias a que las autoridades estaremos vigilando que reciban la atención más adecuada.

Referente a las modificaciones más recientes a las que se ha sometido la Norma, la doctora Fernández explicó que han enfatizado mucho la prevención y promoción de la salud para que se vean beneficiados los diferentes grupos de población que aún no padecen la enfermedad. Una situación que ya es vista en los programas gubernamentales de promoción.

En la NOM existen tres ejes de acción. El primero enfocado a la prevención primaria (personas que aún no están enfermos) y cuyo objetivo principal es evitar que desarrollen el mal; el siguiente se refiere a la prevención secundaria (pacientes que ya tienen diabetes) para que su padecimiento no avance en complicaciones, a partir de la educación del paciente para que cambie sus estilos de vida. Finalmente se encuentra la prevención terciaria (pacientes que ya presentan complicaciones), con el objetivo de mantener controladas las complicaciones para que no mermen más la calidad de vida del paciente. “Es en este rubro donde hay más modificaciones a la NOM ya que se hizo énfasis en evitar la progresión de las complicaciones, mismas que deben ser conocidas y aplicadas en las diferentes instituciones del país”.

La doctora detalló que hasta el momento, el principal problema al que se ha enfrentado la NOM sobre diabetes y el sistema de salud es lograr que los pacientes lleven a cabo sus tratamientos no farmacológicos (alimentación saludable y actividad física).

“Cada centro de salud debe tener un grupo de control y supervisión que verifique que la Norma se está llevando a cabo, no obstante, ello no garantiza que los pacientes apliquen las disposiciones y es ahí donde aún hay mucho trabajo por hacer”, reiteró.

Finalmente, la especialista explicó que de cara a la publicación de las nuevas modificaciones en la Norma Oficial Mexicana NOM-015-SSA2-2010, para la prevención, tratamiento y control de la diabetes mellitus será muy importante la etapa de difusión para que la gente que aún no sepa de esa normatividad la conozca y se informe sobre sus principales designios, así como cuáles de sus alcances los impactan directamente a ellos.

“Tenemos una preocupación importante por todas las enfermedades crónicas que afectan el país y ya se estableció como una emergencia su control. Es importante que en ese sentido las autoridades nacionales trabajan también con otros padecimientos que representan altos porcentajes de casos”, concluyó la doctora Estela Fernández (Agencia ID).


Fuente:
Agencia ID
Durango 247 2do piso, Col. Roma
Del. Cuauhtémoc, C.P. 06700
México, D.F.
Teléfono 01 (55) 5525 8886
agenciaid@invdes.com.mx
www.invdes.com.mx