viernes, 29 de octubre de 2010

México frente al cambio climático



El pasado 17 de septiembre el huracán Karl tocó tierra en las costas de Veracruz, Tamaulipas y Tabasco con vientos sostenidos de 130 kilómetros por hora y rachas de 155; lo cual lo situaba en la categoría uno en la escala de Saffir-Simpson.
Los daños causados por este fenómeno meteorológico llevaron a que la Secretaría de Gobernación emitiera la declaratoria de emergencia en 28 municipios del estado de Veracruz.
A decir del doctor Mauricio Limón Aguirre, subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), éste y otros eventos climáticos han contribuido a que México tenga el año más húmedo del que se tenga registro. Situación que contrasta con las graves sequías que padeció el norte del país hace un par de años.
Durante su participación en el 9º Encuentro Internacional de Derecho Ambiental, organizado por la Liga Mundial de Abogados Ambientalistas, el funcionario apuntó que estos fenómenos seguirán recrudeciéndose si las naciones no emprenden lineamientos para enfrentar el cambio climático.A este respecto, indicó que México contribuye con 2 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero; lo cual lo coloca en el lugar 13 de los países más contaminantes, al estimarse que las emisiones per capita de dióxido de carbono (CO2) ascendían a 6.2 toneladas hasta 2006.
No obstante, aseguró que con el propósito de reducir estas cifras, México adoptó su responsabilidad desde 1992 con la firma de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático; así como del Protocolo de Kioto.Asimismo, la presente administración federal estableció el Programa Especial de Cambio Climático, el cual sienta las bases para el establecimiento de políticas y acciones concretas en materia de investigación y adaptación.
Gracias a este programa, que incluye 105 objetivos y 294 metas, en 2012 México habrá reducido sus emisiones en 50 millones de toneladas de dióxido de carbono.
Esta disminución estará distribuida en 18 millones de toneladas de la generación de energía, 15 millones de la agricultura, cambio de uso de suelo y tala ilegal; 12 millones del uso de energía y cinco más referentes a la disposición de desechos.
Por otro lado, comentó que durante la próxima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, a realizarse en Cancún, México jugará un papel importante en la negociación de temas relevantes en materia de financiamiento, adaptación, transferencia de tecnología y emisiones compartidas.
De igual manera, deberán establecerse acuerdos respecto a la RED PLUS o reducción de emisiones por deforestación y degradación evitada, mediante el manejo forestal sustentable. Acciones que permitirán que los llamados países megadiversos obtengan recursos para atacar la tala ilegal.
En esta tónica, Limón Aguirre enfatizó la necesidad de que los países desarrollados asuman los compromisos adquiridos durante la reunión en Copenhague; responsabilidades tales como movilizar 100 mil millones de dólares anuales para atender las necesidades de las naciones en desarrollo y la creación del Fondo Climático Verde.
Por último, enfatizó que en el ámbito interno, México aún tiene una deuda, pues no cuenta con las instancias correspondientes para impartir justicia pronta y expedita en materia ambiental. (Agencia ID)