jueves, 8 de enero de 2009

Cucurito, nueva fuente de biodisel

El potencial fue identificado por el especialista Otoniel Ribeiro Duarte, investigador de la también estatal Empresa Brasileña de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa), en un estudio liderado por el INPA, informó hoy este organismo en su página en internet.
l estudio permitió conocer el gran potencial oleaginoso de la fruta de la palmera Maximiliana maripa Aublet Drude, conocida como "cururito", "inayuga", "shapajilla" o "anajá" en español, y también como "inajá" en portugués o "maripa" en francés.
Esta palmera que se extiende por toda la Amazonía y por la zona tropical de los países suramericanos tiene un tronco robusto y recto de entre 10 y 18 metros de altura, y hojas de hasta 10 metros de largo dirigidas hacia el ápice del tallo.
Los resultados de la investigación brasileña mostraron que la palmera puede ocupar un lugar de destaque entre los productos utilizados para producir diesel vegetal, como soja, ricino, palma o girasol.
La fruta de esta palmera puede ser estratégica para el Programa Nacional de Producción y Usos de Biocombustibles y su explotación puede beneficiar a la población de la Amazonía sin amenazar el medio ambiente, de acuerdo con el INPA.
Según el estudio, el número promedio de frutos de esta palmera por cacho llega a cerca de 2.117 y la concentración de aceite en sus semillas alcanza entre el 62 y el 67 por ciento.
Algunas de las variedades más prometedoras de la palmera en la Amazonía brasileña tienen potencial para producir cerca de 3.500 litros de aceite por hectárea, concluyó la investigación.
Además de ser útil viable para la producción de biocombustibles, los residuos de las semillas y de los frutos pueden ser usados para la alimentación de aves y porcinos en mezclas con las raciones tradicionales de estos animales.
Según Ires Paula de Andrade Miranda, investigadora del INPA y que orientó el proyecto, los estudios del Laboratorio de Palmeras de la Amazonía, una unidad del Instituto, ya han identificado y localizado con coordinadas geográficas especies de palmeras prometedoras para la industria de los biocombustibles.
Brasil ya tiene una importante industria para la producción de diesel vegetal, que obtiene principalmente de soja, y cuenta con incentivos para el uso de los biocombustibles.
Desde el año pasado rige en Brasil una ley que obliga a los distribuidores de combustibles a mezclar un 3 por ciento de diesel vegetal en cada litro de diesel mineral vendido.